martes, 26 de mayo de 2009

De negocios por la casa

Una de las cosas más características de todo nuevo fraccionamiento, es la interminable e inagotable fuente de nuevos "negocios", "negociantes" y "comercios" que surgen en las inmediaciones de la zona urbana igualito y cual fanáticos de los Venados del Mérida por estas fechas. ¿Me siguen?

La primera cosa que un hombre soltero maduro (y para nada puto seguro) busca cuando tiene un chingo de hueva en Domingo después de haber tomado sus sagrados alcoholes la noche anterior, es una torta de cochinita con un chingo de chile habanero antes de disponerse a lavar su coche. Digo, tengo mi karcher ahí muy bonita guardada en una caja pa' que no se oxide y cuanta madre más se puedan imaginar para efectos de dejar el Juda-Móvil lindo de bonito.

Pero la hueva que me embargaba (BAR) hace un par de días, me hizo tomar la guía local de negocios hasta encontrar un changarrito car-wish que quesque abre los domingos desde las 7 de la mañana y "ah chinga, vamos por que la hueva con trabajo y me alcanzó para regar el jardín".

Vas con tu hacha casi, casi en calzones y llegas al mentado negocio solo para que el chamaco con toda su hueva posible conteste con esa voz tan cantadita y típica de los vecinos del defectuoso "no me han traido el jaboon joven, si estamos abiertos pero, regrese como en media horaaaa"... Adivine usté que hizo Jorgito...

Otra cosilla muy útil pa' nosotros los señoritos castos, puros, decentes y sanos que viven sin mujeres en su casa, son las lavanderías.

Y no se crean que suelo frecuentarlas mucho, mi ropa fina la sigue lavando la mujer más recordada por ustedes (mi madre, pues). El caso es que decidí llevar las sábanas, toallas y cuestiones más rudas a uno de tantos negocios destos todo sea por ayudar al país a salir de la crisis y contribuir con unos centavos de ropa sucia de a 9 pesos el kilo.

No me voy presentando el día de la recogida (de la ropa) para darme cuenta que a pesar que las toallas, sobrecamas, fundas de almohadas y sábanas estaban ya limpias de fluido corporal, me hacía falta el finísimo mantel de mi elegante mesa de plástico de cerveza superior quemada con brasas de cigarro y adornada con aros de cheva... Pues si, ni modo de tener en display toda esa cochinada, como va a ser!. Mejor voy con mi mamá... Ella si que me cuida la ropa :P

Ayer debí de haber pasado a ver si aparecía el puto pedazo de tela... A ver en que acaba el cuento hoy pues decicí darles un día más de plazo.

Indudablemente, la última cosa útil que necesita uno cuando vive solo y lejos de su barrio conocido y adorado que además nació venado, nació venado, nació campeón, es cortarse el cabello de vez en cuando pa' que no parezca uno sosquil de patio en batea.

Y que rayos digo buscar una peluquería, de esas ya hasta me di cuenta que ni existen en la calle 62 ahi por el rumbo de la Sala de Fiestas Montejo donde recordaba que mi abuelita me llevaba... Ahora todo está dominado por las "estéticas unisex" en donde si bien te va, te toca que te atienda una sexi-gati-estilista y si te va mal acabas entregándole tus greñas a cualquier puto que cree que por puto ya sabe como manejarte la cabeza.

Me ha tocado uno tan, pero tan, tan horrendo que pa' que les cuento, mejor me lo preguntan y se los cuento en vivo por que es tanto el estertor y la impavidez con la que me deja el solo recuerdo de ese fino especimen, que realmente me dan ganas de irme a guacarear y no salir del baño en todo el día.

Solo acabaré diciendo que es la última vez que dejo que un hombre agarre mi cabeza y juegue con sus tijeritas...

En conclusión y pa' acabar más pronto que temprano, esto de poner un negocio no es tan sencillo.

No digo que esté mal hacerlo, vamos, la gente de algo tiene que vivir pero, no es nada más ponerse a cobrar y cobrar sino que si vas a poner un negocio, más vale que entregues lo que prometes pa' que el mismo cliente regrese otro día a seguirte dando más centavos pa' las aguas.

En caso de nuestros 3 negociantes en cuestión, podemos decir que Jorgito agarró su coche y se tomó dos coca-colas para lavarlo por si mismo y decidió que irá a buscar otra lavandería (creo que ayer vi una de a 6 pesos el kilo) para darle otro intento a los negocios locales... Pero con el puto de la estética, si que no regreso!

Escuchando: Crazy; Aerosmith

4 comentarios:

Lida dijo...

Ninio anda con Bado! ¿O que no es tradición que tooodos los cabelleros yucatecos vayan con el a que les corte el cabello?

Rogvarok dijo...

Eso compae, hoy si te viste bien inspirado...

¿Quien es Bado? Y no se vale decir "un estilista/peluquero".

.

εїз BorBoLeTA εїз dijo...

cielos.. esos negocios me dan cuscus, me ha tocado lavanderias donde te perfuman la mugre... para ke regresar si eso yo lo puedo hacer.. echarle mas perjume a la hora del enjuague.. bu..

Jorgito dijo...

No tengo la menor idea de quien es Bado... ¿O así le dicen al puto ese de la estética a la que me refiero?

Borboleta, no he ido a ver si de cajeta aparece mi mantel... Pero chance y ni siquiera regrese :P