viernes, 23 de mayo de 2008

Y hablando de calabazas...

Chinga, nunca pensé decir esto pero honestamente, ahórrense la pena de ir a ver la nueva aventura de Indiana Jones.

Claro, si eres fanático así como yo, no vas a evitar la tentación de revivir los viejos momentos de gloria de la serie... Pero sin duda, vale la pena mejor ver aquellas en un DVD que observar la nueva pendejada de Spielberg.

Y es que no puedes evitar la nostalgia al ver las fotografías de Brody y del papá de Indy sobre su escritorio lleno de nostalgia. Denholm Elliot ya murió y pues, ahora entiendo por que Sean Connery le dijo a los productores que ni madres chato, mejor me quedo en el retiro. Dos o tres momentos de esa comedia sencilla que te sacaba una sonrisa como un niño adolescente emocionado ante el descubrimiento de algo nuevo y una carcajada al escuchar a Indy decir justo como su padre "this is intolerable!".

Al final, todo es nada más una especie de Indiana Jones meets Close encounters of the third kind y, aunque ya lo esperaba debido al origen de la cinta, no puedo dejar de añorar simplemente poner las antiguas películas y sacarme de la imagen la nueva pendejada que Mr. Spielberg le dió a los fans de la serie.

Calificando del 1 al 10, le doy un sonoro 7 a la película por que a pesar de revivir un poco de nostalgia, se queda muy pero muy corta de las expectativas que tenía... Claro, si le quitáramos la parte de los Aliens, tal vez no diría nada... Pero no mames...

¿En dónde venden de esa mota tan verde?

Espero que Batman no me decepcione... Y espero que la nueva de Bond tampoco... Y que decir de la de Harry...

Escuchando: Sweetest Tabu; Sade

3 comentarios:

carlosevia dijo...

I win, I win, I win

Jorgito dijo...

Oh si, definitivamente, valió madres :P

dK dijo...

Algo así me imagino que me pasará al salir de la sala, pero no puedo evitar la tentación de ir a ver esa cagada, debe ser aquello del fanatismo...

.