miércoles, 16 de agosto de 2006

De favores e intereses

Pedir un favor es la cosa más natural de este mundo; vamos, nadie puede pretender ser Juan Chingón y pasar alegremente por la vida haciendo de todo por si mismo. No, aunque desafortunadamente hay mucha gente que en las vías de ser chingona, se estrella con un muro duro como su cabeza y acaba viéndose muy mal... realmente mal y haciendo el ridículo.

Y es que es muy fácil pedir favores; "no seas malo, préstame una lana para pagar la peda de hoy, te devuelvo la otra quincena"; o, "no seas cabrón, llévame a mi casa, estoy pedo"... claro, habrá sujetos que se wacarean en tu coche de apenas semanas de nuevo y hay otros que ni siquiera te han pedido el aventón cuando ni tardos ni perezosos ya se metieron a tu coche y no hay como sacarlos; los llevas por que eres demasiado bueno... o pendejo a veces.

Pero... ¿qué pasa cuando haces un favor que según tu es desinteresado?... es ahí cuando empieza el problema pues el favorecido muchas veces empieza a verte con ojos de desconfianza como pensando "y este hijoeputa ¿qué querrá a cambio?". Se equivoca muchas veces pues tu solo quieres ayudar... y no lo niego, hay algunas donde ves una luz al final del tunel y en esa luz podrías salir beneficiado al final de cierta o tal manera sin perjudicar al favorecido. ¿Tiene eso algo de malo? No... vamos, todo mundo quiere "estar bien" y es válido estarlo siempre que no lesiones a nadie.

Sin embargo, creo que lo peor de hacer un favor desinteresado es cuando la favorecida es una mujer; cuando le abres la puerta, cuando le enciendes un cigarrillo o cuando ofreces tus conocimientos en algún tipo de cuestión en la que tu fueras "experto" hasta cierto punto... Pero no... oh no!... cuidadito y te vayas a atrever a hacer eso pues ten por seguro que ahi irá la mujer confiada en lo absoluto de su control sobre los hombres creyendo que el noble especimen pretende pedirle las nalgas a cambio del favor...

Más carajo no es así; si anduviera pidiendo sexo por un favor estaríamos hablando de que tendría que mantener un harem para tenerlas en un mismo lugar... y no mal pienses... es solo que soy demasiado pendejo y demasiado noble en cuanto veo a una damisela en apuros... pero ese ya es muy mi pedo y mi cuestión personal... ahí ellas que quieran pretender que me están haciendo mal o que me están quitando algo... no pasa nada más no hay nada que me entristezca más que sentirme mal pagado y pues, así me sentí el día que escribí esta tontería que hoy por no tener cabeza para más se me ocurrió finalmente publicar...

Pero no pasa nada; afortunadamente es muy sencillo devolverme a mis cinco sentidos y volver a convertirme cada día y cada instante un poco más en un ser insensible y poco amable... luego no se quejen de que no haya caballeros o de que seamos unos patanes; yo no respondo y por lo pronto ya ni me meto... pero que pena.

Pensando: pero hay un divino justiciero... oh si!
Escuchando: Never say goodbye; Bon Jovi

4 comentarios:

flor dijo...

ma!! pos ni que decirte, he visto a chicas a rehusarse aceptar un lugar en el camión cuando uno de los uno de cada un millón de individuos del sexo masculino que resulta un caballero les ofrece un lugar para no ir de pie.

...por cierto cuando abra sido la última vez que tome un camión???

LaMaga dijo...

Bueno, es que la mayoría de las mujeres son muuuuuuuuy paranoicas

Y para ser justos, hay muchos amores que no sueltan nada sin obtener algo a cambio

Pero sí, sí hay hombres desinteresados que pagan los platos rotos :(

Anyi dijo...

Fijate Jorge, mi hijo, que sera de nosotras si los pocos hombres que sirven se comiensan a volver insensibles, poco amables, mas machistas. Te imaginas el caos que ocurriria en el mundo.

Ademas si lo haces nos das la razon de que los hombres no sirven, y si tu eres el ejemplo viviente de que no es asi, por que cambiar?

A ver date una explicacion a ti mismo, que ganaras si cambias y que perderas si lo haces, te aseguro que la respuesta es nada en ambas condiciones, asi que sigue dandonos tapones de boca a las mujeres, mantente firme en ser servicial, pero no pendejo por Dios, y ya veras que tambien aparecen mujeres que aprecian a los hombres como tu, quizas ya estes muerto cuando aparesca la primera pero total no has perdido nada. Jajaja

Jorgito dijo...

Florecita: el último camión que tomé creo que fue en Monterrey para Julio del año pasado... paseando por la Alameda... pero esa es otra historia!

Maga: gracias por reconocerlo, tienes una estrellita ;)

Anyi: quien sabe... no lo hago por querer sino por que ya estoy hasta la madre de que me quieran ver la cara.