lunes, 21 de abril de 2008

Ya que andamos de visita

Fíjense que cuando uno quiere, se encuentra con cada pendejada que para que les cuento...

Resulta que el sábado pasado fui a realizar el cambio de propietario de un vehículo que ni es mío ni me interesa, al fabuloso H (donde H no significa honorable) depto. de control vehícular del Gobierno del Estado.

Figúrense ustedes que voy llegando al susodicho lugar ya mentalizado a pasarme un día entero haciendo cola en el sol cuando me doy cuenta que al menos ya no tienes que hacer el trámite en el ex-corralón de las águilas sino que ahora es en una oficina enfrente, con aire acondicionado, sillas cómodas y la chingada... Claro, vimos el mismo fenómeno femenino de "me puse una blusa muy corta y me la voy a andar bajando a cada rato para que no se me vea el calzón" de la pelota... Pero, ¿en que íbamos?

Ah si... El trámite es una cosa muy sencilla... Pero a la hora de que me revisaron los papeles y me calcaron el coche y no antes de esperar una oreja sentado viendo como unos pendejos se hacían pendejos, resulta que me dice la señorita que la factura original no tiene el sello de la agencia y que mi trámite se queda pendiente... Uta... Ni pedo

Eso fue a las 11:30 y me dije a mi mismo "mi mismo, regresa por la factura, anda, ve y méntale la madre al de la agencia pa' que la selle y después terminas esta madre por que cierran a la una de la tarde"

Cual va siendo mi sorpresa al regresar a las 12:40 al mismo lugar y encontrarme con este panorama:


Y estos solo eran 3 de los 10 hijueputas que se encontraban haciendo lo mismo que ustedes ahora mismo: viendo como pendejos la pantalla de la computadora.

Que le digo a la señorita "ya traje mi papel que faltaba, me puede atender?"

Puso cara de fuchi y me dijo "pues a ver si se puede por que ya mero es la una"

Hija de puta...

El pendejo de enmedio estaba jugando solitario en su computadora (lo pude ver en el reflejo del cristal de atrás) y los otros dos me imagino que estaban haciendo lo mismo... Le dije "señorita, ¿como no va a haber tiempo si son 20 para la una y aqui veo a mucha gente desocupada?"

Puso cara de mierda y se metió a un depto de atrás y como por arte de magia me mandó a la caja a pagar... La de la caja tenía una actitud igualita o peor: "no que no habían más? ya son cuarto para la una... Ni uno más!"

Hijos de su real chingada...

¿Qué no están para servir al pueblo? ¿qué no tienen interés en que entre dinero al erario?

Me cagan la madre los burócratas...

Yo no se si por envidia o por creerse más chingones que uno.

Escuchando: The way that you love me; Paula Abdul

1 comentario:

Vicky dijo...

Pues si te contara de mi primera experiencia en el seguro... solo por consultar mi mano y mi ojo!
Chispas todo el chi... día estuve ahi y ni que decir del trato.