martes, 6 de diciembre de 2005

Una cinta por favor...

Christmas Shopping en su máxima expresión... Dios bendiga a las mujeres... pero que no me las ponga enfrente cuando vaya de compras.

Armado de mucha paciencia, me dediqué el fin de semana pasado a hacer unas compritas navideñas, más nunca falta el pelo en la sopa... a las 8 de la noche del sábado la chica que intentaba decorar el último presente parecía no tener las más mínimas ganas de que su trabajo que saliera con gusto. Como pudo le puso un recubrimiento de PVC... de esos que soplados con una secadora de cabello quedan bien padres... pero no había la secadora... y mucho menos... mucho menos un lazo.

Y ahi me voy anoche a comprar una cinta bonita para dicho adorno...

Antes que nada... olvídate de llegar a tiempo... hay un chingo de tráfico y las señoras pareciera que no tienen la menor idea de a donde están yendo por que cambian de carril intempestivamente y como si solo ellas estuvieran por la calle. Por que no hablo de los caballeros? por que pobres! ellos tienen que andar soportando gritos de los chamacos y las pendejadas de las otras conductoras además de las de su mujer... que pena me dan... pobres, empatía plena por el hombre en matrimonio.

Llegas a la fabulosa tienda de La Parisina (una que vende telas aquí en la Blanca Mérida) y vas únicamente hacia donde están las cintas. Sale una parte de mi lado femenino y escoje una cinta preciosa... de color rojo con bordes y adornitos color oro... bien puñal... pero ni hablar... le solicito a la vendedora por 3 metros de esa madre para que pueda continuar mi sagrado camino hacia un merecido descanso pero no... no te vas todavía querido... "tiene usted que hacer cola señor"... odio que me digan señor... pero bueno... no hubo la cordialidad y cercanía que con la de la tienda de artículos para fiesta de hacía 5 minutos... ni hablar... haré cola... solo son 7 personas...

Siete personas sería adecuado en el banco... en una fila para cargar gasolina... en una agencia de cerveza pues ya sabemos a lo que vamos... pero las siete que tenía adelante eran señoronas... de esas tipo que parece que no mueven un dedo en su casa más que para tomar el control remoto y encender la TV. "Dios perdónalas"... pensé para mis adentros con una sonrisa de oreja a oreja...

"¿Y de que se reirá este pendejo?" habrá pensado fácilmente más de una... habrá pensado que me río de que tengo que hacer cola pero oh que equivocadas están... me río de su pendejez absoluta y extrema al solicitar las cosas que van a pedir... "3 metros de este hilo... 5 cilindros de silicón... no, mejor 7, deme también una cinta métrica... y pegamento 850" y así hasta que se te pegue la gana... sigue, continua... "no hay alfileres en tira de papel señora, solo de cabeza de plástico"... carajo... yo; al final de la cola... entendí que no había mugres alfileres de tira de papel y la señora que estaba delante mío todavía tuvo la indecencia de pedirlos? hasta un servidor se volvió dependiente de Parisina y le dijo "no hay de esos... solo de cabeza de plástico".

Minutos antes un señor con tez sumamente encabronada hizo fila detrás mío. Y le sonreí "vino con suficiente paciencia?" y se abrió... dijo todo lo que tenía que decir con respecto a su mujer y la desfachatez que esta había tenido al obligarlo a ir de compras a una tienda de mercería abarrotada de viejas quesque con buen gusto para eso de la decoración y las manualidades. El señor se puso a platicar de los Pumas y de la derrota del América con un servidor... y después culminó su queja con un muy cierto "todo este desmadre para que cuando yo llegue a mi casa me diga la señora que no hay ni madre para cenar...". "Te endiendo viejo" le dije con mi sonrisa... mientras seguía la retafila de clientas ordenando a diestra y siniestra cuanta chingaderita se les pudiera pasar por el cheto en ese instante.

Y es que nomás están papaloteando por toda la tienda y acaban comprando cosas que ni siquiera necesitan... que si una cinta para esto, para lo otro, para la chingada... que no pueden decidirse?

"Y usted señor, que va a llevar?" Bendito el cielo... "quiero 3 metros de equis cinta por favor"... en caliente... va, de un golpe... yo sé a lo que voy... sé lo que quiero... no necesito andar pululando por los mostradores de tela. Me dan la nota de la cinta y oh sorpresa... de nuevo cola para pagar... y cuando pensaste haber acabado no grandísimo pendejo! te falta hacer cola para que te entreguen la mercancía... y pues ni pedo... iremos con resignación que ya vine por la cinta y no me puedo ir sin ella.

Lo que tiene uno que sufrir... lo que tiene uno que pasar... gracias a Dios todo mi shopping ya está hecho y solo espero las vacaciones para descansar... y no me enojo... todo fue tomado con la mayor cantidad de filosofía posible... una hora de colas, viejas indecisas y maridos abnegados... todo sea por 3 metros de cinta para un lazo... háganme el favor...

Status: y no me altero!
Escuchando: La luna es mía; David Summers

3 comentarios:

.·•ღ [ Îяïﮐ ] ♥•·. dijo...

Y te aseguro que tuviste suerte, alguenos esperaremos eso y mas.
Por cierto, donde queda tu lado femenino cuando cambias liston por lazo!!!

fredd dijo...

Jorge siempre tiene presente su lado femenino. Por cierto ija, parisina es internacional también aquí hay en Guadalajara. Saludos

Jorgito dijo...

Freddy: ya sabes cual es la respuesta a tu primera oración... y como quieres que yo sepa que hay Parisina ahí si soy wiro y no conozco Guadalajara!?!?... y quien sabe cuando la conoceré...

Luna: no entendí el cambio entre listón y lazo :S... ah si, aparte de wiro soy bruto.