viernes, 28 de abril de 2006

Siete años después...

Siempre he pensado que nuestra Mérida es pequeña pues muchísima gente se conoce o conoce a alguien que tu también; pero hace un par de semanas aprendí que no solo mi Ciudad sino que el mismo México no es lo suficientemente grande.

Y es que te vi a 5 asientos de distancia después de no haberlo hecho desde hace ya casi 7 o que se yo; la verdad no llevo la cuenta pero el título del post y mi obsesividad con los detalles me obligó a recordarlo. Vamos, era de esperarse que algo como esto tuviera que pasarme ya que la ausencia de aventuras de aeropuerto había sido hasta ahora tal vez por no olvidar el cepillo de dientes, pero, prometo no llevarlo la próxima a ver si alguna cosa sucede... como si hiciera falta.

Pero ahí estabas, regresando de Guadalajara pues seguramente habías ido a ver a tu familia. Lo primero que cruzó por mi mente fue adivinar a cual de tus 2 casas estarías viajando; si a Mérida a la segunda o a Campeche a la primera pues, tenías dos, si mal no recuerdo. Tratabas de ocultarlo pero el hecho de que tuvieras 2 familias era un secreto a voces para tus hijas y su madre quienes sabían que no eran no las únicas en tu vida.

Recordé también como solías escrutinarme fijamente con ojos altivos y llenos de desprecio cuando me veías todos los fines de semana aparecerme en tu casa. Muy seguramente pensabas que no era la gran cosa y que tu hija merecía algo mejor que un pobre estudiante que trabajaba como Barman para ganarse unos centavos y que no tenía más que "amor" para ofrecer por el momento. Recuerdo igual como desconfiaste cuando te dijo que trabajaría para la misma empresa que yo y te preocupabas por la decencia del ambiente y de la gente con la que trataría. Que feo debiste haber sentido tu, el correcto, el pretencioso y de sociedad al saber que tiempo después la indecente haya resultado ser tu hija pues acabó huyendo de casa rumbo a los brazos de otro hombre probablemente cansada ya del infierno que tu, tu "mujer" y su madre le habían creado.

No pude evitar remontarme a heridas añejas... no pude dejar de pensar que por algo pasan las cosas y vamos; aun no dejo de agradecer por las cosas que me hicieron pasar para convertirme en lo que hoy soy. Aunque, me pregunto si alguna vez te diste cuenta que manejábamos a escondidas tu precioso auto; aquel que jamás usabas y que morías si alguien lo tocaba.

Hoy no estoy tan seguro de que me hubieras mirado con desprecio si tuvieras la oportunidad... el peso del tiempo en tus ojos escondía algo o tal vez fue solo mi idea y quise sentirme importante. No sé si me reconociste al mirarme fugazmente pues 7 años hacen mucho... 7 años te hacen dar vueltas, crecer, vivir y ser mejor persona si te lo propones. Y hoy lo soy... pues aunque aun no creo ser nada para nadie, definitivamente soy mejor persona de lo que era en ese entonces.

Te miro de espaldas mientras camino rumbo al avión con una taza de café entre las manos... no pretendo saludarte pues no me interesa saber que es de ti y tal vez a ti de mi menos. ¿Preguntarte por ella? estaré pendejo... solamente la ironía de que en el vuelo de regreso a mi tierra de nuevo sean 5 los asientos que nos distancien.

Me pregunto si habrás escuchado mi voz al platicar con el vecino de asiento con quien platicaba cordialmente y vamos... ¡que pequeño es el mundo!; resultó que aquel buen hombre había estudiado la primaria con mi Papá y me conocía... ojalá hayas escuchado mi nombre y volteado a ver... como si te importase o lo fueras a recordar o como si intentara que me vieras y supieras que fallaste al desconfiar de mi.

Salgo de prisa por mi maleta y con lentes oscuros... no quiero ni siquiera imaginar que tu familia espera por ti... no quiero toparme a más recuerdos estúpidos de gente que no vale la pena... doy la vuelta y tomo un taxi... siento el delicioso calor de Yucatán golpearme en la cara y me siento de maravilla y dejo de pensar en ti y en los recuerdos y dolores... tengo otras cosas de que ocuparme... tengo más memorias más frescas y agradables que las suyas.

Pensando: viejas memorias... shu, shu!
Escuchando: Tus ojos; Belanova (same case that with Mayer...)

3 comentarios:

flor dijo...

Me gusto, me gusto el post!!!!

Jorgito dijo...

Gracias :$

Mosh dijo...

muy buen post hun!!! te encaminas a un Pulitzer :P