viernes, 28 de octubre de 2005

Bad Karma o Wacareando en Cinépolis

Hagamos unas cuantas suposiciones para la pequeña historieta del día de hoy. Saquémonos de la manga al sujeto A, a la chica B, chica C y al amigo del sujeto D, y para lo que venga al caso, al pinche abecedario completo.

Hace un par de semanas, el sujeto A se encontraba tranquilamente en su oficina mientras discernía preocupado sobre las actividades de la noche del viernes en cuestión. Sujeto A ya había quedado en salir con la chica B ese mismo día, más sin embargo, andaba desesperado por encontrar una razón X que le impidiera cumplir con el compromiso previamente adquirido. La chica B es una ex-compañera de trabajo del sujeto A; ella es... bueno, se dice que cuando no tienes algo bueno que decir de alguien, es mejor que no digas nada y en eso se queda este comentario. El caso es que en alguna ocasión hubo un intento de "algo" entre el sujeto A y la chica B pero esta última necesitaba de un adjetivo calificativo para que pudiera llegarse finalmente a "aquellito", adjetivo que, siendo del completo desagrado de sujeto A, mandó a la goma diplomaticamente a la chica B con sus pretensiones hechas rollito.

Y pues así como le suceden las cosas al sujeto A, de la nada y como un designio divino, la chica C se conectó al MSN para saludar de inmediato y con gran alegría al sujeto A proponiéndole que, como hacía mucho tiempo no se veían, salieran al cine esa misma noche. Al sujeto A se le prendió el foquito de inmediato, ¡al fin había encontrado la razón X que tanto estaba anhelando!. Ah, pero ¿como es que decidió cambiar su destino y cita el sujeto A? le fue difícil tomar la decisión pues, evitando el machismo y no dejándose llevar por lo físico, opinó que una velada con la más inteligente chica C estaría llena de mejor plática, mejores momentos y una compañía más agradable; por lo que sin dudarlo un segundo más, procedió a cancelar la cita con la chica B inventando parcialmente que tenía un compromiso laboral que le haría salir tarde de la oficina y no podría llegar a su cita.

Y así mismo pasó, se canceló y aunque, muy probablemente chica B haya mandado mucho a chiflar a la pobre y abnegada mauser del sujeto A, este se preparó psicológicamente para otra velada encantadora; como muchas en los últimos 3 años en compañía de la chica C y fue feliz el resto del día, incluso mandó a su mensajero a comprar los boletos del cine para evitar colas y aglomeraciones, el siempre tan atento con las chicas... como si esto en alguna ocasión le sirviera de algo.

Pero oh! destino divino que a la vuelta de la esquina siempre nos tienes sorpresas al por mayor, no va siendo media hora antes de la cita cuando un mensaje al celular del sujeto A le indica que la mamá de chica C ha decidido no dejarla salir por lo que tiene que cancelar la cita. Y así directo al caño fue a dar el plan maestro de nuestro bien ponderado sujeto A... y ahora que hacemos? los boletitos del cine podrían haber servido para 2 cosas: para usarlos e ir solo por culero a la película, o para usarlos en el baño. Y ni modo de hablarle al resto del alfabeto de amigas del sujeto A diciéndoles "hola chica E, F, G, H o etc... por ser un desgraciado con la chica B me canceló la chica C y me quedé con 2 boletos por P... quieres ir al cine comigo a una película que a lo mejor ni te interesa?". Como que no era muy buena idea verdad?... y eso que después me dijo la chica V que le hubiera llamado y ella si iba, pero ni hablar, a esas horas y en ese momento, la única pendejada que se me ocurrió, digo, que se le ocurrió al sujeto A fue hablarle a su amigo D (aunque pa'l caso igual y es G..) y contarle en un rush los sucesos del día e invitándolo al cine para no desperdiciar los boletos.

En eso acabó la velada, A y D fueron juntos al cine, pero para ellos ir juntos a cualquier lado no es problema pues ambos son bastante creativos y se las ingenian siempre para pasarsela bien aunque sea con una bolsa de galletas animalitos. El castigo mayor de Papá Destino fue justo al entrar al cine... cuando, después de una deliciosa cena de tacos árabes y papa rellena, se dispusieron a entrar a la sala y nuestro hasta ahora no muy bien visto sujeto A, sintió un retortijón en el estómago al sentarse en su butaca. No pasaron ni 10 minutos cuando la escena de una Morgue en la película dió la puntilla al aparato digestivo de sujeto A y salió disparado hacia los baños de Cinépolis en donde dió rienda suelta a devolver todo lo que había cenado, almorzado y muy probablemente, hasta desayunado pues entre el desmadre o a lo mejor en su imaginación, reconoció algunas zucaritas. Resultado? se perdió como una hora de película por el malestar pues anduvo deambulando por los pasillos sin alejarse del baño en espera de lo peor.

Vamos, no creo que sea culpa de sujeto A... en su defensa, el solamente puede citar a uno de sus filósofos populares favoritos con la letra de una de sus canciones. Y es que el no era así... en eso lo convirtieron... pero como conclusión y moraleja? no lo vuelvo a hacer! ¿y usted que opina?

Dices que te estoy haciendo daño
que con el paso de los años
me estoy haciendo mas cruel
y es que yo nunca creí que te vería
remendando mis heridas
con jirones de tu piel

De tí aprendió mi corazon
De tí aprendió mi corazon
y ahora no me reproches
que no sepa darte amor

Status: ya se por que tengo sueño, por la medicina contra la gdipa, achu!
Escuchando: Swept away; Yanni (Live at the Acropolis)

2 comentarios:

Mosh dijo...

Bad karma hun jejejejejeje

Jorgito dijo...

Todavía quiero pensar que era Bad taco arabe... o Bad salsa picante mi estimadísimo amigo D.